Nemo’s Garden, ¿la agricultura del futuro?

667

Hoy en día, el 70% de la superficie terrestre está cubierta por agua. Sin embargo, esto no significa que el 30% restante sea apta para el cultivo. La agricultura se enfrenta al desafío de producir más alimentos para una creciente población mundial. El problema es que cada vez queda menos tierra cultivable.

Por esta razón aparece Nemo’s Garden, buscando una tecnología alternativa que dé solución a este gran problema. Todavía se desconoce si será económicamente viable, pero no se puede descartar que el futuro de la alimentación humana esté en este medio marino.

Y, ¿qué es Nemo’s Garden? Constituye un experimento impulsado por la empresa de equipamiento de buceo Ocean Reef, cuyo objetivo principal es desarrollar una solución ecológica y sostenible, alternativa a la agricultura convencional. Aunque también tiene otros objetivos como estudiar el crecimiento bajo presión y convertirse en una atracción de submarinismo para entender mejor la sostenibilidad.

Las plantas crecen bajo el mar, en unos invernaderos subacuáticos, de entre 5 y 10 metros de profundidad, en la Bahía de Noli, en Italia. Estas biosferas de plástico permanecen ancladas con unos andamios al fondo marino. Y en ellas han sembrado en los últimos tres años hasta 25 variedades de vegetales. Es un equipo de “agrinautas”, quienes se encargan de la siembra y los cuidados de las plantas.

Y es que hay factores clave que permiten el crecimiento de estas plantas en el medio marino: la temperatura del aire interno y la constante temperatura del mar, la cantidad de luz solar que llega al fondo y la humedad interior. Las plantas consiguen mantenerse hidratadas por las gotas que surgen de la condensación del agua en las paredes de las cápsulas y la temperatura constante entre el día y la noche crea las condiciones ideales para su crecimiento.

Luca Gamberini, portavoz del experimento, expresó que todo el proceso de cultivo es respetuoso con el medioambiente, ya que no se consume energía, sino que se crea mediante un proceso natural. Además, el agua empleada en el proceso no vuelve contaminada al océano, ya que integran la hidroponía y los sistemas verticales. Tampoco son necesarios los pesticidas, pues el ecosistema está a salvo de los parásitos. Y, por si fuera poco, la plantación es realizada en un área considerada como no cultivable, lo que significa que se está ampliando el espacio para la agricultura sin necesidad de talar bosques o usar recursos limitados como el agua. Así que quizá estamos ante el sistema alimentario del futuro.

Vía foto: Sabay News



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies